VENTAJAS E INCONVENIENTES DE LA LIMITACIÓN DE VELOCIDAD EN VÍAS URBANAS

Circular a 30 km / h puede provocar averías en su coche

         

        El pasado 11 de mayo entraron en vigor los nuevos límites de velocidad en ciudad. La medida está pensada para reducir el riesgo en caso de atropello y accidentes, a menor velocidad menor gravedad de los accidentes y atropellos , y fija, como norma general la velocidad a 20 km/h, 30 km/h o 50 km/h en función del número y sentido de los carriles .

        Aunque esta regulación pretende ofrecer menor contaminación y mayor seguridad, lo cierto es que está lejos de ser  todo ventajas.

            Esta medida, que reducirá a la mitad el ruido ambiental, tendrá un efecto medioambiental negativo, ya que en marchas más cortas se contamina bastante más que en marchas largas a bajas revoluciones.

            La  reducción de la velocidad puede provocar averías en los vehículos. 

             A menos velocidad, marchas más cortas. Esto se traducirá en un mayor desgaste del embrague. Hay que tener en cuenta que si circulamos a una velocidad de 30 km/h su trabajo será mayor, pues también tendremos que realizar un mayor número de cambios de marchas. 

            La conducción a menor velocidad  provocará que se revolucione menos el motor y, como consecuencia, las partículas contaminantes pueden terminar acumuladas en el sistema de escape, especialmente en el filtro de partículas, pudiendo llegar a dañarlo. Recordemos que el filtro de partículas se encarga de reducir las emisiones contaminantes que salen por el escape del coche. Este filtro atrapa sustancias sólidas que cuando alcanzan la temperatura necesaria se queman y al expulsarse son menos nocivas. Pueden  verse afectados los sistemas anticontaminación donde la falta de un régimen de trabajo constante se traduce en averías en EGR y FAP.

             Para evitar una avería del filtro de partículas se recomienda realizar labores de mantenimiento como la descarbonización del motor, así como salir a carretera y poder usar así marchas más largas. Es recomendable que al salir a carretera circules unos minutos a altas revoluciones. Esto provoca que aumente sensiblemente la temperatura del vehículo y, por tanto, que el filtro de partículas alcance antes el calor necesario para la quema de estas sustancias contaminantes, disminuyendo el riesgo de colapso y limpiando el propio filtro.

              En el caso de circular en segunda, a velocidades entorno de los 30 Km/h, el problema viene dado por el exceso de vibraciones y esfuerzos que supone conducir a muy bajas vueltas y que puede castigar a los silembloques del motor.

            La situación se agrava con los sistemas Start&Stop, que ya, prácticamente, todos los coches nuevos equipan.Este dispositivo de parada y arranque automático es práctico en las paradas más o menos prolongadas, algo que provoca muchas paradas cortas y arranques. Cada vez que el Start&Stop actúa se necesita un aporte extra de combustible.

            Si además hablamos de coches muy antiguos o mal mantenidos, también nos encontramos con los problemas de refrigeración que puede provocar circular a baja velocidad durante largos periodos.

             Circular por ciudad, y a baja velocidad, es el mayor enemigo de un motor térmico. Y si es diésel aún peor

             Como reflexión de esta situación, los grandes beneficiados de esta entrada en vigor son los vehículos híbridos y eléctricos, vehículos donde el uso de un motor eléctrico les permite no solo no verse perjudicados, sino sacar beneficio de la conducción urbana y la baja velocidad.

 


Buscador

Tallers Ramón Pons, SL

  Avinguda de Tudela, 10,
Manresa, 08242, (Barcelona)

  938727951

  608793979

Contenido inactivo hasta la aceptación de las cookies de marketing. Para visualizar correctamente, accede a la configuración y activa la cookie específica.

Contenido inactivo hasta la aceptación de las cookies de marketing. Para visualizar correctamente, accede a la configuración y activa la cookie específica.